Quitando capas, mi yo verdadero

Libertad

Ser yo…

Parece mentira, pero ya no soy la misma mujer de hace unos meses. Soy otro yo muy diferente. Es increíble ver como hay ciertos resortes que hacen “click”, y de repente todas las piezas quedan en su sitio. Todo fluye por un camino que es el correcto para ti. Todo encaja sin esfuerzo y sin necesidad de sacrifio o penurias. Me he ido quitando capas de una personalidad que ya me pesaba, no me dejaba ser yo misma… Y es que no me había dado cuenta de que no me estaba dejando respirar a mí misma. Me había agarrado a una personalidad y unos comportamientos que ya no iban acordes a mi yo verdadero.

La vida, los momentos que me han tocado vivir han sido un duro golpe, la parte más inmadura tuvo que comprender que tocaba terminar de madurar. Para mi yo interno fue muy complicado, todos odiamos tener que dejar la falsa libertad de la inmadurez. Sin embargo, ahora me siento más libre que nunca, soy una versión nueva y mucho más poderosa. Soy firme en mis creencias, en mis objetivos, en lo que quiero y mi camino a seguir. Ahora soy YO la que decide, la que asume las consecuencias y la que no se avergüenza por nada, la que no se deja pisotear, y la que no teme a las consecuencias.

Gracias a la ayuda de personas que han sabido guiarme, he encontrado mi vocación, y no sabéis lo liberador que es eso. He pasado ocho años buscando ese resorte que hiciese saltar mi vocación, mi camino a seguir. Sentirse perdida es una de las sensaciones más desagradables que puede haber. Te crees una inútil sin oficio ni beneficio, todos saben a dónde deben ir menos tú, que no paras de dar vueltas en círculo, probando opciones que no te llevan a ningún lado.

Ahora sólo debo seguir el camino, esforzarme al máximo, luchar hasta que no me quede aliento. Y ser feliz, porque mi yo más profundo al fin vuela libre, con las alas bien estendidas. Al fin puedo respirar y sonreír. Le pese a quién le pese.

Alba Morales Rosa

Conocer Granada en 4 días (I)

Granada es una de las ciudades más bonitas de Andalucía, quizá la que tiene el centro y casco históricos más bellos, por ello siempre apetece volver a visitarla.

Estuve cuatro días en Granada y quise aprovecharlos al máximo. Aunque ya había ido con anterioridad, no quise quedarme sin volver a ver hasta el último rincón, y es posible.

Avenida de la Constitución

Estuve en el hotel Abba Granada, en la avenida de la Constitución. Es la mejor opción, es económico, las habitaciones son muy buenas y es muy céntrico. Desde el hotel podía ir andando hasta el centro, y las líneas de autobuses más usadas paran en la puerta del hotel. Además, tiene un bulevar peatonal muy agradable por el cuál pasear. También se cuenta con la comodidad de un Carrefour express justo en frente del hotel.

De el primer día sólo pude aprovechar la tarde, así que me dispuse a callejear hasta las diez de la noche. La ruta que seguí fue hacia el centro, pasando por los Jardines del Triunfo, toda la calle Gran Vía de Colón y aproveché para comprar un helado en la heladería “Los italianos”. Me la recomendaron mucho, y sin embargo el helado dejó mucho que desear, no repetiría.

Jardines del Triunfo

Continué hasta llegar a la iglesia de Santo Domingo. Muy recomendable y de entrada gratuíta.

Iglesia Santo Domingo

Después caminé hacia la catedral, cerca hay una plaza preciosa llamada Bib-Rambla, donde las vistas son inmejorables para sentarse a tomar algo y descansar los pies.

Plaza Bib-Rambla por la noche

Ya, agotada, sólo queda volver al hotel y reponer fuerzas para el día siguiente, que será largo e intenso.

Alba Morales Rosa

Self Image, 26 años.

Me gusta hacer un Self Image al año, es una forma diferente de hacer un balance vital y pensar en los cambios ocurridos a lo largo de 365 días. Cumplir años es algo importante para mí, pero estos últimos años han sido un desastre, no sé por qué pero siempre se tuercen las cosas. Llevo varios días teniendo 26 años y bueno, no va mal dentro de lo que cabe, a ver cómo se comporta el año.

Mis 25 han sido moviditos, bastante turbulentos y no demasiado agradables. He vivido un trabajo que duró 5 días (que más que un trabajo, parecía más bien un timo, pero eso es un tema aparte), problemas familiares que me hicieron tambalearme anímicamente, problemas con los amigos… Un año muy completito, que comenzó horrorosamente mal en mi 25 cumpleaños y acabó más que regular.

Apenas ha habido momentos buenos, aunque tengo que reconocer que he terminado de hacerme adulta. Me resulta imposible ver la vida tal y como la veía antes. He perdido gran parte de la paciencia que tenía, ahora me resulta más fácil aislarme de los problemas ajenos. Ya no ayudo tanto, me consumía la energía y el ánimo para luego verme sola cuando yo necesitaba ayuda. Así que ahora miro por mí y mi bienestar emocional, desde que lo hago me siento infinitamente mejor conmigo misma.

Soy mujer, soy hija, hermana, sobrina, prima, nieta, pareja, cuñada… Luchadora, emprendedora, cabezota, creativa, inquieta, ansiosa, sensible, emocional, un poco depresiva. Imperfecta, perezosa, vaga, caótica y caprichosa.

Soy yo, pero también soy mi familia, mi pareja, mis amigos. Mis sueños, logros, libros favoritos. Mi spotify, pinterest, cursos, diarios, metas… Todo.

Alba Morales Rosa

Página 1 de 108

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén