Categoría: Lecturas (Página 2 de 39)

La pareja de al lado – Shari Lapena

Ha sido una lectura revelación en lo que llevo de 2017. Adoro los libros policíacos, con mucho suspense, y hoy en día encuentro pocos libros de este género que me hagan sentir este grado de satisfacción como lectora.

Es un libro de suspense muy bien llevado, las sospechas que se generan sobre cada uno de los personajes, se mantienen hasta la última página del libro. Los personajes están bien elaborados, todos tienen la suficiente profundidad y tienen una historia tan elaborada, que todos ellos tienen motivos para ser los culpables. Solamente hay dos personajes un poco más planos, pero al ser personajes muy secundarios, no es algo demasiado malo a tener en cuenta.

La división de capítulos colabora a la hora de mantener el enganche y seguir leyendo un poco más de tiempo. La carrera hacia el desenlace del libro es una carrera tensa, rápida… Es una sacudida a tu rutina, porque las ansias por conocer quién es el culpable ocupan todos tus pensamientos.

Los protagonistas (Anne y Marco Conti) son un matrimonio bastante típico, niña rica enamorada de chico con poco dinero y no aprobado por sus padres, todo pura rebeldía. Sin embargo aquí vemos qué ocurre cuando los años pasan y las decisiones se afianzan. No es un matrimonio perfecto, la vida no es color de rosa, es turbia y llena de problemas que lo complican todo hasta crear el caos absoluto. Todo es apariencia en la vida del matrimonio Conti, hasta que ocurre la tragedia y todo se empieza a desmoronar poco a poco, y todos los trapos sucios van saliendo a la luz por culpa de la presión policial.

Me ha encantado el debut de Shari Lapena, te conduce por el libro a su ritmo, te enseña lo que le conviene cuando quiere. Estoy impaciente por leer lo nuevo que saque, porque si tiene la misma calidad que este libro, seguro que será apasionante de leer.

Por cierto, el final es de infarto, sólo por ese final merece la pena todas las ansias que se viven mientras estás leyendo.

Alba Morales Rosa

Guardar

Títeres de la magia – Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Una nueva entrega de las aventuras en Marabilia con Hazan, Arthmael, Lynne y ahora también Clarence y Ariadne.

Han pasado tres años desde que Hazan ingresó en la torre de nigromancia, dejando atrás las aventuras para estudiar. Desde entonces no ha vuelto a ver a Lynne y Arthmael, aunque mantengan el contacto por carta.

Lo cierto es que Clarence y Ariadne me gustan casi más que Arthmael y Lynne, a estas alturas todos sabemos que cada personaje nos enseña algo con su personalidad y sus actos, para eso fueron creados así, todos tienen que aportar y enseñar algo al lector y la historia. Para mí Clarence ha sido revelador en muchos aspectos, su forma de ver la vida, su choque con la realidad que había fuera de la torre de nigromancia, darse cuenta de que había estado viviendo en una falsa realidad llena de seguridad y paz… El pobre me recordó mucho a mí, cuando me llevé el puñetazo de mundo real.

Nuevas aventuras, un nuevo asunto que resolver (en esta ocasión descubrir quién está fabricando unos venenos de los que no se consiguen hacer antídotos), nuevos conflictos personales y un Hazan ya casi adulto con ganas de aclararse de una vez por todas con lo que quiere en la vida.

Hazan ya apuntaba maneras en “Sueños de piedra”, y aquí ha demostrado que es una gran persona y que hará cosas importantes en un futuro, porque es el chico más fuerte de toda la saga, con los valores más sólidos de todos.

Hazan, Clarence, Ariadne, Lynne y Arthmael

Clarence y Hazan

Por cierto, la ilustradora Lehanan Aida ha hecho un gran trabajo dando vida a los personajes, pienso que ha acertado de lleno con la caracterización, son justo como me los imaginaba.

En resumen: me ha gustado más que Sueños de piedra, la historia continúa y estoy impaciente por conocer más de este mundo tan increíble como es Marabilia.

Alba Morales Rosa

Guardar

Guardar

Guardar

La decisión de Becca – Lena Valenti (3º parte)

Por fin he acabado esta trilogía, que la verdad se me ha hecho cuesta arriba y no me ha quedado muy claro por qué ha sido así. Leí el primero con muchísimas ganas, y del tirón pasé al segundo, pero antes de llegar a la mitad se me quitaron las ganas. Así que he tenido que releer el segundo porque no me acordaba de gran cosa.

No sé si es porque he cambiado o qué, pero personajes como Axel, que antes me resultaban muy atractivos (física y mentalmente), ahora me repelen un poco. Ese comportamiento de hombre prehistórico, excesivamente protector y celoso… Es algo que ya no va conmigo como lectora, no me atrae para nada y me quita las ganas de leer.

Pienso que, para todo el misterio que hay en los dos primeros libros, al llegar al tercero todo se precipita de golpe, hay exceso de información y las situaciones se atropellan una detrás de otra. En esta ocasión no hay tanto detalle con respecto a los pacientes, Becca realmente trata a dos pacientes de forma conjunta y el resto son una especie de descanso (por no spoilear mucho).

Axel quiere ser comprendido y perdonado, que se le permita el comportamiento que tiene sin pedir explicaciones, y que se le haga caso en todo (porque según él, siempre tiene razón). Cuando la situación no va de ese modo, se enfada como un crío y se vuelve la persona más fría del mundo. Su forma de enfrentar las situaciones me parece injustificable, me da igual que tenga traumas, que haya pasado por mucho, nada justifica ese comportamiento troglodita.

Ingrid, Bruno, Fayna y los demás siguen sin cambios (hay que pensar que los tres libros trascurren a lo largo de poquitos meses, así que no se pueden ver cambios significativos).

Lo que sí que valoro mucho en este libro (y en la saga completa) es la explicación sencilla de las distintas fobias, el procedimiento de choque para enfrentarlas… Da soluciones muy asequibles para cualquier lector que pueda sentirse identificado, o incluso para saciar la curiosidad de aquellos que se interesen por la psicología.

En resumen: un libro del montón que no me parece que tenga algo que ver con la autora, se aleja mucho de la fuerza y el gancho de la saga Vanir. Si tuviese que hacer una comparación con otro libro actual, diría que es la versión floja de la saga “Los chicos del calendario” de Candela Ríos.

Página 2 de 39

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén