Categoría: Varios (Page 1 of 47)

Dejar de ser víctima de ti misma

Hay días que son cruciales, días en los que das un puñetazo en la mesa y decides dejar de ser víctima de una vez por todas.

Hace ya mucho que lucho contra mi misma, es agotador, se lleva el 70% de mis energías, y con el 30% restante ya no me quedan ganas de hacer algo de provecho. Si me hubiesen dicho hace años que mi vida se convertiría en lo que es, no me lo hubiese creído de ninguna manera.

dejar de ser víctima

Tener agorafobia selectiva es uno de los castigos más jodidos y frustrantes que te puede tocar. Tu mente te sabotea, tu cuerpo juega en tu contra y el 80% de las veces te gana, lo que hace que se te arruine el día y el estado de ánimo.

¿Cómo luchar contra ti misma y salir vencedora?

El gran enigma al que me enfrento hace meses. ¿Que quiero salir a celebrar mi cumpleaños? No, lo siento, no puedes ingerir comida fuera de un domicilio. ¿Qué quiero ir en autobús más de 30 minutos? No, lo siento, en un transporte público no puedes estar tanto rato porque te dará un ataque de ansiedad. ¿Qué quiero salir a beber y bailar hasta acabar exhausta? Ah no, te enfrentas a más ansiedad.

Algunos dicen que está todo en mi cabeza, y no se lo discuto. El problema reside en no poder desencajar todo aquello que encadena un ataque. Es la madre de todas las fobias, engloba cualquier posible fobia que puedas desarrollar por el camino.

¿Cómo dejar de sentir miedo?

Es duro ver como tu vida se va empequeñeciendo, no quieres resignarte, así que luchas con todas tus fuerzas y ves que no sirve de nada. Al final te incapacita y acabas por no poder cumplir una obligación, entonces se desata el caos en tu mente, la vena de rebeldía estalla y quieres incendiar el mundo entero, comenzando por tu propia mente.

A pesar de todo, me niego a dejarme comer por todo esto, si me enterrase en vida de ese modo me estaría fallando a mí misma de un modo imperdonable. Todo se puede superar con la suficiente fuerza de voluntad, y yo la voy a encontrar, aunque tenga que levantar todas las piedras del mundo para buscar debajo de ellas aquello que me haga libre.

Alba Morales Rosa

Tener el corazón roto

“No pienses tanto, rompes más tu ya roto corazón”

Corazón roto lluvia

Un día lluvioso, frío… En muchas zonas está nevando. Stories en instagram de gente sorprendida enseñando la nieve desde la ventana de sus casas.

Call back home – Kyle Lionhart

La lluvia me hace pensar, sumergirme en recuerdos buenos y malos, es como hacer una especie de balance inconsciente. La mente va vagando, saltando de pensamiento en pensamiento, divagando desganada.

¿Cuántas veces se ve a una persona con el corazón roto por una pareja o ex-pareja? He perdido la cuenta entre series, películas y libros… Pero me he dado cuenta que hay otro tipo de corazón roto aún más doloroso: el de los amigos que te lo han roto de un mazazo (o varios). Conservo pocos amigos, para qué me voy a engañar, soy muy exigente y los acabo espantando a todos. Quiero creer que tengo un control de “calidad” muy alto, que me protejo por mi bien. Pero a veces, sólo a veces, pienso que ninguno supo dar la talla cuando hizo falta.

Corazón roto mano

Que se te rompa el corazón por abandono, decepción, desconexión, o aún peor, sin saber lo que ha ocurrido… es casi peor que un corazón roto por una pareja. La clase de traición que se experimenta es aún más grande.

La lluvia me pone muy tonta, pero me encanta. Divagar así me hace conocerme mucho mejor, me enseña a valorar lo que tengo delante, a recordar a esa Alba más cándida. Esa Alba que, con el corazón roto, dijo adiós a tantas personas, cerrándoles la puerta, que a día de hoy quizá no haya sabido superarlo de un modo sano, pero que se ha levantado y continúa el camino. Una mujer más fuerte que el año anterior, que aprende de los errores y que cada vez le cuesta más perdonar, que ya no quiere seguir recomponiendo un rompecabezas al que le faltan piezas.

Y es que, con cada rotura, la persona que se va, se lleva un pedacito, dejando otro a cambio.

Foto uno y dos sacadas de Pinterest.

Alba Morales Rosa

Regalos navideños (con mucho retraso)

Hace varias semana que no me paso por aquí, y sé que me propuse una entrada por semana. La verdad es que no tenía nada más que contar, y los regalos navideños los he ido posponiendo…

Quise juntar los de navidades y reyes porque pensé que iban a ser muy pocos para dos entradas.

De todos modos todo esto no es excusa el retraso de esta entrada.

Mi familia cada año me sorprende más, y los amigos este año me han mimado muchísimo. Cada vez que pienso en lo bien que se han portado todos conmigo, me emociono.

kindle y manta

El regalo estrella de estas navidades (y ya siento decirlo así, porque el resto son todos espectaculares) ha sido el Kindle.

Es el básico, pero es justo lo que quería, y todo gracias a R., que me mima y consiente todo lo que puede y más. Sabía que, aunque mi anterior lector (un Papyre edición 2) seguía funcionando, se me había quedado corto y no podía leer ebooks de Amazon, por lo que me sorprendió con él.

La manta sobre la que va apoyado es lo más suave y tierno que he tocado en mi vida, es una mezcla entre terciopelo y polar. Sólo sé que estoy enamoradísima de ella y se ha convertido en mi compañera mientras estudio.

Neceser, piruletas, colorete y mascarilla.

Mis amigos están muy locos, pero es una locura que me robó el corazón. Surgió la decisión de hacernos regalos entre nosotros, y quedamos para cenar la noche del 5 de enero, para darnos los regalos a las 12 de la noche. Nunca me esperé todo lo que desenvolví. Cristina me regaló ese neceser que estoy loca por usar, estaba LLENO de piruletas (mi golosina favorita, y todavía me quedan un montón) y dentro también estaba ese colorete, que pigmenta una barbaridad, hay que tener mucho cuidado con la cantidad que te aplicas. Tengo pendiente hacer una entrada con todo mi maquillaje, así que ya os hablaré del colorete en profundidad. Y esa piña tan curiosa es una mascarilla facial purificante de Fancy. Aún no he tenido tiempo de probarla, pero ya contaré qué tal es. Eso sí, huele que dan ganas de comérsela.

Peluche y taza

Y estas bellezas tienen su historia. Días atrás salí con Ezequiel (el otro amigo) en busca de regalos para Cristina, y nos dio por entrar en la tienda Disney. Cotilleamos de todo, por gusto y por echar el rato. Recuerdo haber comentado y cogido únicamente dos cosas en toda la tienda… ¿Adivináis cuáles? Exacto: ese peluche que me flipó su olor (supuestamente a rosas) y la taza de “La Bella y la bestia”. No me lo esperaba, y cuando al desenvolverlo comencé a olerlo, casi lloro de la emoción.

Sé que está todo fatal explicado, me cuesta mucho expresar lo profundos que fueron mis sentimientos aquella noche y con esos regalos. Nunca había tenido unos amigos así, que se implicasen tanto y se esforzasen lo suficiente para conocerme y saber justo lo que regalarme. Los quiero un montón, y a día de hoy no sabría qué hacer sin ellos.

Bolso, llavero y libro

Por último (pero no menos importante), mi suegra me regaló “Ciudad de las sombras”, libro con el que soñaba desde que se publicó. Le tengo unas ganas brutales y lo comenzaré en cuanto acabe el peñazo de libro con el que estoy liada (traeré reseña en breve). Mi cuñada se fue el 1 de enero de viaje a Praga y me trajo ese llavero, parece mentira pero es cierto que necesitaba uno y ese es precioso, con él desde luego ya no se me pierden las llaves en el bolso.

Y llegamos a EL BOLSO. Un bolso precioso de piel y ante en color marrón de Parfois. Llevaba detrás de un bolso en ese color mucho tiempo. Que fuese un término medio entre grande y pequeño, y que conservase un poco la forma. Estoy muy enamorada de él. Le tengo que dar las gracias a la tía de R., que acertó de pleno. No podía estar más emocionada, sólo me faltó abrazar el bolso y darle besos.

Hasta aquí el haul de las navidades y reyes. No podría elegir un favorito, todo es muy especial y único, no cambiaría nada… Soy tremendamente feliz.

Al final: como la familia y los amigos, nada.

Ya he visto mucho de los hauls de la gente que me sigue. Me encanta ver lo mucho que os han gustado vuestros regalos. ¿Tenéis algún favorito? Os espero en los comentarios. Mil gracias por leerme.

Alba Morales Rosa.

 

Page 1 of 47

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén