Granada es una de las ciudades más bonitas de Andalucía, quizá la que tiene el centro y casco históricos más bellos, por ello siempre apetece volver a visitarla.

Estuve cuatro días en Granada y quise aprovecharlos al máximo. Aunque ya había ido con anterioridad, no quise quedarme sin volver a ver hasta el último rincón, y es posible.

Avenida de la Constitución

Estuve en el hotel Abba Granada, en la avenida de la Constitución. Es la mejor opción, es económico, las habitaciones son muy buenas y es muy céntrico. Desde el hotel podía ir andando hasta el centro, y las líneas de autobuses más usadas paran en la puerta del hotel. Además, tiene un bulevar peatonal muy agradable por el cuál pasear. También se cuenta con la comodidad de un Carrefour express justo en frente del hotel.

De el primer día sólo pude aprovechar la tarde, así que me dispuse a callejear hasta las diez de la noche. La ruta que seguí fue hacia el centro, pasando por los Jardines del Triunfo, toda la calle Gran Vía de Colón y aproveché para comprar un helado en la heladería “Los italianos”. Me la recomendaron mucho, y sin embargo el helado dejó mucho que desear, no repetiría.

Jardines del Triunfo

Continué hasta llegar a la iglesia de Santo Domingo. Muy recomendable y de entrada gratuíta.

Iglesia Santo Domingo

Después caminé hacia la catedral, cerca hay una plaza preciosa llamada Bib-Rambla, donde las vistas son inmejorables para sentarse a tomar algo y descansar los pies.

Plaza Bib-Rambla por la noche

Ya, agotada, sólo queda volver al hotel y reponer fuerzas para el día siguiente, que será largo e intenso.

Alba Morales Rosa