Página 2 de 102

Propósitos para 2018

No me quería enfrentar a los propósitos que escribí a principios de año, me daba miedo ver que había cumplido más bien poco, y sin embargo me he quedado sorprendida. Estos son los ocho propósitos que creí asequibles a la hora de llevarlos a cabo:

propósitos

El primero hasta casi mediados de año no comencé a llevarlo a cabo, está siendo el proyecto más duro, importante y satisfactorio en el que me he implicado. Y me está dando tantas satisfacciones… Me siento afortunada.

Segundo y tercero… Menudo desastre, pero me ha dado tanta pereza sacar la cámara a pasear… De repente sentí que era algo que no iba tanto conmigo, estaba pasando una etapa de cambio, necesitaba más intimidad, más vivir el momento y menos andar inmortalizándolo. En cuanto al deporte, soy la reina de la pereza, siempre he encontrado algo más importante o prioritario, espero mejorar un poco en ello en 2018.

El quinto lo cumplí en abril, yendo a Granada con R. y dándonos ese masaje en pareja tan increíble. Volvería a Granada una y otra vez sin dudarlo, me enamora más cada vez que voy.

Sexto y séptimo han sido propósitos duros de conseguir, ha hecho falta mucha fuerza de voluntad, pero creo que gracias a ello soy una persona más sana mentalmente

Por último, el octavo se ha hecho realidad hace escasamente tres meses. Desde septiembre soy otra, y es gracias a empezar a tomar mis decisiones dándome igual el entorno o lo que dijesen los demás. Eso me ha hecho una persona más feliz.

Lista de propósitos

Y ahora 2018:

Leer al menos 16 libros.

Meditar dos o tres veces al mes.

Tener constancia en el blog.

Renovar armario y complementos.

Acabar todos los cursos online pendientes.

Encontrar trabajo (o crear uno propio).

Acabar el máster siendo la mejor.

Salir más con los amigos, con los de verdad, sin perder el tiempo en quien no vale la pena.

Vivir menos para las redes sociales.

Me parece que son bastante sencillas de conseguir, puedo llegar a ser mejor persona y sentirme más yo si lo cumplo desde primeros de año.

¿Y vosotros? ¿Qué os proponéis cumplir en 2018?


¡Feliz Año Nuevo a todos!


Foto dos sacada de Pinterest.

Alba Morales Rosa

Mi vida últimamente… · Diciembre ·

ordenador y café

Últimamente la vida es un torbellino que no para de girar, que me deja exhausta… Pero trae también cosas buenas y ganas de vivir al máximo.

· ESTOY ESCUCHANDO:

A principios de mes comenzaron los vlogmas para muchas youtubers, y entre ellas empecé a ver los de @lptrevijano. Uno de los días fue a la presentación del disco de un artista del que jamás había oído hablar y… me enamoré. Ese artista es Curricé, y menuda sorpresa su voz.

Number one, Us… No podría quedarme sólo con una, es el disco entero… Ahora mismo es la BSO de mi vida.

· ESTOY COMIENDO:

Una hortaliza llamada Bimi, me la dieron un día mis padres y aluciné con su sabor. Odio todo tipo de verduras, todo lo que sabe a “verde” debo camuflarlo con otros sabores para poder comerlo, y sin embargo me gusta hasta crudo. Parece magia, pero me alegra poder comer con facilidad un alimento que es tan beneficioso para la salud.

· ESTOY BEBIENDO:

Agua, casi siempre agua. Aunque… con tantas fiestas estoy pecando más de la cuenta con la coca cola, procuro no beberla en exceso, después me cuesta mucho dejar de beberla.

· ESTOY VISTIENDO:

Las nuevas adquisiciones que han caído a primeros de diciembre. Nuevos vaqueros skinny y un jersey de punto color crema precioso y muy calentito. Ando a la caza de unos botines y un bolso, pero oye, que no encuentro unos que me gusten. Será cuestión de seguir buscando.

viendo

· ESTOY VIENDO:

No he podido controlarme, he visto la segunda temporada de “Las chicas del cable” de una sentada (bueno, sentada y media). Ha sido intenso, ocho capítulos me han sabido a poco y el final es de infarto. Serie muy recomendada.

Si queréis mi opinión sobre ella, decidmelo en los comentarios.

· ESTOY SINTIENDO:

Un caos de emociones contradictorias. Las navidades hace mucho que me entristecen un poco, remarcan ciertas situaciones que me gusta hacer como que no existen el resto del año, pero en navidades es imposible huir. Es muy cobarde, lo sé, pero es mi manera de sobrellevarlo lo mejor que puedo.

Estoy viendo poco a los amigos, y les echo de menos… No sé, son días de estar ocupados y teniendo compromisos familiares. A ver si llega pronto Año Nuevo y todo vuelve a la normalidad.

Y con R. estoy mejor que nunca, parece una especie de luna de miel, un sueño precioso. Ojalá no se acabe nunca, porque me hace sentir como nadie más en el mundo puede.

· ESTOY QUERIENDO:

¡Comer roscón de reyes! Es mi dulce favorito, lo espero con ansias desde que comienza la época navideña, y ya se acerca. ¡Por fin! Sería capaz de comerme uno mediano yo sola jajaja.

· ESTOY NECESITANDO:

Abrazos continuamente, mimos y cariño, muchas noches de sofá y manta con R. con las luces navideñas iluminando el salón. Respirar hondo en su pecho y cerrar los ojos.

· ESTOY PENSANDO:

Creo que podría haber leído más este año, bastante más. No sé qué pasó a mitad de año, con lo bien que empecé. Por lo menos a finales de año me he puesto las pilas un poco, no debería dejar de lado la lectura para dejar tanto tiempo a las redes sociales y series. Es algo que me he propuesto mejorar el próximo año (y con el Kindle que ha caído en navidades lo voy a tener mucho más fácil).

· ESTOY LEYENDO:

He terminado hace unos días “El sabor de tus heridas”, de Victoria Álvarez. Hice reseña de la saga nada más acabarla.

Ahora estoy con un libro bastante malo, que me parece que voy a abandonar… No merece la pena mi tiempo, con la de historias preciosas que hay por el mundo.

jersey

· EL CLIMA ES:

Frío, muy frío, y hoy lluvioso. Puede que muchos digan que 12º o 15º no sea frío, pero para mi sí. Ojo, me encanta y no me quejo, adoro el invierno mucho más que el verano.

Fotos uno, dos y tres, sacadas de Pinterest.

Alba Morales Rosa

RESEÑA saga Dreaming Spires, Victoria Álvarez

Saga Dreaming Spires

La saga Dreaming Spires es de las mejores cosas que me han pasado este año. Es cierto que he tardado en terminarla, pero quería leer la última parte en el momento correcto, y ha tardado en llegar. Victoria Álvarez no deja de sorprenderme con cada libro que escribe, tiene un don que me atrapa por completo, da igual la longitud de la novela.

El concepto del periódico Dreaming Spires me parece muy innovador, y los componentes del grupo aún más: Alexander, Oliver y Lionel. Cada uno con su personalidad, con sus problemas a cuestas, y aun así tan fuertes.

Nos encontramos con personajes muy bien construidos. Alexander Quills, un hombre muy inteligente, estristecido por circunstancias de su pasado, profesor en Oxford. A lo largo de los tres libros vemos que es el personaje más estable de los tres, un adulto con cierto toque soñador, atraído por todo lo que tiene que ver con lo sobrenatural. Oliver Saunders, un chico joven y bastante tímido que trabaja en el Balliol College, con una vida bastante monótona. Y Lionel Lennox, un hombre desvergonzado y caradura, saqueador de tumbas y ligón empedernido.

¿Qué tienen los tres en común para ser tan amigos? Su atracción por el mundo sobrenatural, y por ello fundaron Dreaming Spires.

En la primera entrega viajamos con ellos a Irlanda, una tierra llena de magia y leyendas, donde el sonido de la lluvia se confunde con el llanto de las mujeres. Con un final tan apoteósico que necesitas comenzar inmediatamente con el segundo.

Oliver sabía que Irlanda era la isla más mágica de Europa, pero nunca había sospechado que su gente pudiera parecerse tanto a las hadas, los duendes y los elfos que había admirado en los libros de cuentos de la biblioteca de su orfanato.

En la segunda entrega han pasado unos años desde el primero, y nos trasladamos hasta Nueva Orleans. Allí encontrarán una serie de leyendas e historias difíciles de creer, pero no tanto para nuestros protagonistas, que están dispuestos a desentrañar lo que está ocurriendo.

Lo que había entre Will y yo, lo que sigue habiendo pese a que muriera hace casi medio siglo… era amor, amor de verdad. Del que hace que la gente cometa locuras, el que puede salvar o condenar a las almas. Son ustedes demasiado jóvenes para comprenderlo, pero las pasiones de las que se habla en las novelas, los amores eternos… existen, aunque son tan escasos como los tesoros hundidos en el mar. Y por eso tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas cuando los encontramos para ser dignos de ellos.

Por último, la tercera entrega se desarrolla cuatro años y medio después de terminar la segunda. Las circunstancias personales golpean tan fuerte a los protagonistas, que el periódico está al borde del cierre. Lo que no se esperan es acabar pasando las navidades entre Karlovy Vary y Budapest. Una vertiginosa carrera hacia la culminación de una trilogía impactante y cargada de recuerdos, olores y sensaciones.

Prefiero un minuto que me deje sin aliento a una vida entera arrellanada en un sillón.

Me temo que tenías razón: cuando uno se mete en los bajos fondos resulta muy difícil salir

Suerte que tenemos a los niños y que a ellos aún les quedan ganas de sonreír.

Hay que destacar a personajes secundarios, como Verónica (sobrina de Alexander), la señorita Stirling (mujer de armas tomar), Ailish (tan dulce y frágil), Amber, Konstantin Dragomirásky… Todos ellos llenos de matices, y cada uno con su pasado a cuestas.

No os miento, el final puede ser agridulce para algunos, pero creo que es final perfecto, justo como debía acabar.

Sólo me queda hacerle ojitos al nuevo libro de Victoria: La ciudad de las sombras. Es una especie de “continuación”, o más bien una nueva saga protagonizada por algunos de los personajes de ésta. No lo leas si no has concluido antes Dreaming Spires, o te spoilearás toda la saga. Yo he avisado.

Muchas gracias por leer mi opinión. ¿Has leído la saga o alguno de los libros? Me encantaría saber tu opinión en los comentarios.

Alba Morales Rosa

Página 2 de 102

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén