Quitando capas, mi yo verdadero

Libertad

Ser yo…

Parece mentira, pero ya no soy la misma mujer de hace unos meses. Soy otro yo muy diferente. Es increíble ver como hay ciertos resortes que hacen “click”, y de repente todas las piezas quedan en su sitio. Todo fluye por un camino que es el correcto para ti. Todo encaja sin esfuerzo y sin necesidad de sacrifio o penurias. Me he ido quitando capas de una personalidad que ya me pesaba, no me dejaba ser yo misma… Y es que no me había dado cuenta de que no me estaba dejando respirar a mí misma. Me había agarrado a una personalidad y unos comportamientos que ya no iban acordes a mi yo verdadero.

La vida, los momentos que me han tocado vivir han sido un duro golpe, la parte más inmadura tuvo que comprender que tocaba terminar de madurar. Para mi yo interno fue muy complicado, todos odiamos tener que dejar la falsa libertad de la inmadurez. Sin embargo, ahora me siento más libre que nunca, soy una versión nueva y mucho más poderosa. Soy firme en mis creencias, en mis objetivos, en lo que quiero y mi camino a seguir. Ahora soy YO la que decide, la que asume las consecuencias y la que no se avergüenza por nada, la que no se deja pisotear, y la que no teme a las consecuencias.

Gracias a la ayuda de personas que han sabido guiarme, he encontrado mi vocación, y no sabéis lo liberador que es eso. He pasado ocho años buscando ese resorte que hiciese saltar mi vocación, mi camino a seguir. Sentirse perdida es una de las sensaciones más desagradables que puede haber. Te crees una inútil sin oficio ni beneficio, todos saben a dónde deben ir menos tú, que no paras de dar vueltas en círculo, probando opciones que no te llevan a ningún lado.

Ahora sólo debo seguir el camino, esforzarme al máximo, luchar hasta que no me quede aliento. Y ser feliz, porque mi yo más profundo al fin vuela libre, con las alas bien estendidas. Al fin puedo respirar y sonreír. Le pese a quién le pese.

Alba Morales Rosa

Anterior

Conocer Granada en 4 días (I)

Siguiente

Conocer Granada en 4 días (II)

2 Comentarios

  1. Noëlle S.

    Me hace muy feliz leerte liberada, fuerte y TÚ MISMA. No hay nada más horrible que sentirte atada dentro de tu propio cuerpo. Pero… qué bien ahora, ¿verdad? Qué bien estar bien contigo misma y con todo lo que te rodea 🙂

    ¡Un fuerte abrazo!

    • Alba admin

      Muchas gracias por pasarte por este rinconcito. Sí que es horrible sentirte atada dentro de ti misma… Menos mal que ya pasó.

      ¡Besos!

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén