Puntuación: 4’5/5

Sinopsis: Un adictivo thriller sobre el amor, la traición y la desesperada búsqueda de una madre por descubrir la verdad… antes de que sea demasiado tarde.

Me despierto tras una cesárea de urgencia, desesperada por ver a mi hijo. Pero cuando me lo enseñan, simplemente lo sé… Ese bebé no es mío. Nadie me cree. Ni los enfermeros ni mi padre ni mi marido. Dicen que estoy confusa, que deliro. Que resulto peligrosa. Pero soy médica. Y sé lo fácil que es cometer errores. ¿Puedo confiar en mi instinto? Porque hay una cosa que tengo clara por encima de todo. Debo encontrar a mi bebé.


La sinopsis me cautivó, desde el primer momento  ya crea un clima de tensión propio de novelas como ésta así que, sin saberlo, me sumergí en una vorágine de sucesos que no podía explicar.

Sasha y Mark son un matrimonio que no está pasando por su mejor momento, el desgaste que conlleva intentar tener un hijo y no conseguirlo puede notarse desde el primer momento. Pero Sasha está a punto de dar a luz y todo parece ser perfecto; sin embargo, desde el primer capítulo del libro Susi nos muestra que por mucho que planifiquemos algo, las cosas pueden salir muy diferentes.

Querían dar a luz en un hospital concreto, habían planificado todo el proceso, pero un desprendimiento de placenta acelera todo cinco semanas antes de lo previsto y acaba con una cesárea no programada en un hospital al que no querían ir. Ahí comienzan todos los problemas.

Susi nos lleva de la mano por los pensamientos de Sasha en primera persona, estamos dentro de su cabeza, por lo que su confusión se nos contagia y nos desorienta. ¿Es su bebé y ella se ha obsesionado? ¿Sasha tiene razón y no es su hijo? No sabes qué pensar hasta el último capítulo, y créeme que no intuyes lo que ocurre y que el final sorprende.

Es un libro que casi se lee solo, con un tamaño de letra muy cómodo para leer y una narrativa impecable. Ha sido todo un acierto darle una oportunidad, ahora tengo ganas de más.

Alba Morales Rosa