Tardes otoñales al sol

Tardes golden hour, chica mirando al horizonte

Canción: Deaf Havana – Happiness

Las tardes otoñales al sol son el mayor regalo del mundo. Y es que hay pocas cosas más placenteras que el sol otoñal acariciando tu cara. Ese calor que no quema, dulce y casi aterciopelado, que te sonrosa sin abrasar la piel.

Miro por la ventana y las horas de sol corren, se escurren entre las agujas del reloj. Y esto me hace pensar lo agradecida que debo estar por tantas cosas, y lo idiota que soy estando más tiempo triste que contenta. Si me paro a pensarlo, tendría más de cincuenta cosas por las que estar agradecida, soy afortunada.

Frase tardes otoñales, café y libro

“Otoño es la estación para encontrar la satisfacción en casa prestando atención a lo que ya tenemos.”

Ahora miro los caminos que no elegí, las decisiones que descartaron el resto de opciones, lo mucho que aprendí con cada una de ellas. La madurez está detrás de ese aprendizaje, del no quedarte con lo malo, sino con aquello que te ha llevado a ser como eres, a donde estás en este instante.

No cambiaría ni uno de esos momentos dolorosos, ni una sola tarde de llanto, ninguna de esas decepciones. Soy mejor, más dura, una mejor versión de mi misma. Aunque aún me quede mucho por aprender y cambiar, al menos me acerco un paso más a esa yo que deseo llegar a ser algún día.

Todas esas personas que me hicieron sentir mal en el pasado, hicieron su misión. Esa persona que ahora tengo tan clavada y que me duele como una puñalada su ausencia (y lo mucho que me ha decepcionado), también servirá. Cuando salga de ello, sé que con esa piedra no volveré a tropezar, son esas piedras “vitales” que se deben encontrar en el camino que es la vida.

Quizá algún día pueda darle las “gracias” por todo el mal que me ha hecho, y por descubrirme una faceta de mi misma que no conocía, por mostrarme con claridad cuál es mi vocación.

Algún día…

Mientras tanto, gracias por mi familia, por los estudios (y esa pedazo profesora tan especial que tengo, mi inspiración). Por mi pareja; mi salud; por la ilusión que nunca desaparece del todo… Los libros que aparecen en el momento justo; por la llegada de Otto (el gato de mis padres) para enseñarme tantísimas cosas desde hace seis años. Los sueños que se me han cumplido; esas ansias de saber más sobre mi futuro trabajo; por el maquillaje que tanto me apasiona. Gracias a los que habéis llegado hace poco a mi vida, no sé qué haría sin vosotros. Y, sobre todo, gracias por las fotografías, y por no olvidar a aquellos que ya no están, porque si cierro los ojos aún os puedo ver… Aunque ya no pueda recordar vuestra voz ni vuestro olor… Pero seguís ahí.

~ GRACIAS ~

 

Fotos uno y dos sacadas de Pinterest.

Alba Morales Rosa

Anterior

Mi vida últimamente…

Siguiente

Reflexión + Reto One Thing

  1. Espero que pronto todo ese dolor se convierta en tu mayor fortaleza. Sé que llegará el día en el que puedas agradecer a las nuevas heridas por existir, por ser cicatrices. Y sé que duele hasta que cicatrizan del todo. Mucho ánimo y muchos abrazos.

    • Alba admin

      Muchas gracias por pasarte a leer y comentar, Noelia. Me hace mucha ilusión 🙂

      Espero que tengas razón, porque está siendo de las veces que peor lo llevo, cuando lo supere sé que seré una mejor versión.

      Muchos besos y ánimos para ti también, somos fuertes 🙂

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén