http://youtube.googleapis.com/v/lhxZWgYOUUc&source=uds
 
Cada
día que pasa lo recuerdo con más dolor. Esas miradas intensas que expresaban
adoración plena por mí, pasión por mi cuerpo y mí alma, veneración absoluta.
Fantaseo
con miradas furtivas cargadas de sentimientos, con gestos que lo digan todo,
con una tensión que acabe explotando y nos arrastre. Con esa complicidad que
sólo se da en las series, esas expresiones que hacen suspirar a cualquiera, con
esas escenas que querría vivir a toda costa.
¿Por
qué la realidad no se ajusta nunca a los libros, las películas y las series?
Crean unas expectativas que no son reales. La tristeza y la nostalgia de algo
que ni siquiera sé si tenía de verdad me van azotando como olas embravecidas
por el viento.
Recuerdo
cada caricia, cada susurro en mi oído, cada escalofrío, cada nudo en la
garganta provocado por sentirme tan plena. También recuerdo cuando se me partió
el corazón, dejándome marchita.
Ahora
soy una sombra de lo que fui, no sé levantar cabeza, no puedo remontar el vuelo
de nuevo, no sin ti. Te desvaneciste para siempre y es el peor castigo que
podía haberme dado la vida, tu ausencia.
¿Me
lo merezco? Hay días que pienso que sí, y otros en los que veo que no soporto
este infierno, que tan mala no pude ser como para esto. Dímelo tú.

 

Lo
eres todo
, y lo seguirás siendo. Mi corazón seguirá saltando de mi pecho cuando
te vea aparecer, mi respiración se agitará si me pones nerviosa, suspiraré
cuando sienta que no me llega el aire al mirarte, no podré aguantar la sonrisa
cuando me digas alguna palabra bonita, y lloraré cuando no pueda aguantar que
me partas el corazón con algún gesto o comentario. Soy así de tonta, ya ves,
nunca perderé la esperanza. Siento si eso te hace sentir culpable, pero va a
ser así y más te vale hacerte a la idea. Estaré aquí, esperándote.